Uwe Boll Responde Y Pide Apoyo

9 04 2008

Hace unos días en una entrevista al señor Uwe Boll, éste se refirió a la existencia de una petición online de que deje de hacer películas. Existe un sitio que está recolectando firmas para que el alemán cese en su empeño de hacer películas.

Al momento de la entrevista el sitio contaba con 18 mil firmas. Boll dijo que si llegaban al millón, él se detendría en su función como director.
El sitio lleva hoy mas de 135 mil firmas.
Boll podrá ser un mal director para muchos, pero no tiene un pelo de tonto. Hoy me encuentro con un video de respuesta de Boll pidiendo la apertura de un sitio donde se recolecten firmas en su apoyo. Dice que quiere juntar un millón de firmas para seguir haciendo películas.
Quizás lo logre, quizás no. Lo que no deja de ser interesante es lo que dice en el video.

Nuevamente traduzco: “No soy un huevón retardado como Michael Bay u otra gente de este negocio. Tampoco soy como Eli Roth haciendo la misma mierda de película una y otra vez. Si miran mis películas verán mi verdadero genio (…) mi película es mucho mejor que esa mierda socio/crítica a la George Clooney que ven todos los putos fines de semana

Con el tiempo me cae cada vez mejor este tipo. No deja de tener razón en algunas cosas de las que dice.
Eso. Abajo el video y ahora a esperar que aparezca el sitio de apoyo a Uwe Boll, que si no aparece bien se podría venir a Chile a hacer películas.

Advertisements




Un Millón Para Detener a Uwe Boll

8 04 2008

Ya hace un tiempo hablé de Uwe Boll. Dije que era considerado un imbécil por muchos y que era considerado un pésimo cineasta por aun muchos más. Con decir que sus películas son peores que las paridas por una escuela nacional, ya es mucho.
Por estos días el señor Boll anda dando la vuelta al mundo de festival en festival presentado sus dos últimos trabajos, Postal y Seed.
En cada lugar que llega son muchas las entrevistas que da. No por nada es considerado el peor director en ejercicio vivo (no han venido a chile, eso es todo), por lo que es necesario entrevistarlo y escuchar las declaraciones que da, todas con mucho humor e ironía. La publicación FEARnet le ha hecho una entrevista que pueden leer integra aquí. Pero lo mejor de ha venido casi al final.
Traduzco malamente.

FEARnet: ¿Está usted al tanto de que hay una petición online firmada por 18.000 personas pidiendo que usted deje de hacer películas?
Boll: Sí, lo sabía. 18.000 no son suficientes para convencerme.
FEARnet: ¿Cuántas serían necesarias?
Boll: Un Millón. Ahora tenemos una nueva meta.

Asi es que ya lo saben. Si han visto películas de este señor y no les gusta nada, vayan a este sitio, firmen la petición y si se llega a un millón, bueno, no más películas del señor Boll. Por mi lado, feliz de que siga haciendo sus obras malas como pocas, pero que no le hacen daño a nadie y lo pasa de puta madre.





Postal de Uwe Boll

10 03 2008

Cada vez que se hacen películas basadas en hechos reales el cuidado que se debe poner para no herir sentimientos es grande. No es cosa de llegar y hacer una película sobre el exterminio judío sin prestar el cuidado necesario para que todo sea hecho de manera de no dañar sensibilidades. Lo mismo pasa con películas que van de la guerra en Afganistán, por ejemplo, donde todo debe ser puesto de manera cuidada para que quede claro que la guerra es mala, que nadie está feliz ahí y que todos sufren pero que un montón.

Hay un cineasta que se llama Uwe Boll y que todo el mundo cataloga como un soberano imbécil. Famoso por ser el rey de las adaptaciones al cine de video juegos, entre sus cintas destacan (esto de “destacan” es un decir) Alone in the Dark con Christian Slater y Tara Reid, BloodRayne protagonizada por Michelle Rodríguez, Billy Zane y Ben Kingsley y In the Name of the King: A Dungeon Siege con Jason Statham y Leelee Sobieski. Como queda claro, buenos actores (casi) todos, haciendo las peores películas de sus carreras.

Como dato anecdótico, y demostrativo del sentido del humor de este alemán nacido hace 43 años, hace un tiempo atrás y cansado de las críticas y de sus críticos, el señor Boll desafió a un encuentro de boxeo a todo aquél que le quisiera pegar por hacer películas tan malas. El resultado se puede ver en YouTube y es tan malo como algunas de sus películas.

Para el próximo 23 de mayo se espera el estreno del nuevo film de Uwe Boll, Postal.
Obviamente basado en un video juego, ha sido altamente criticado desde el momento en que las primeras imágenes aparecieron en línea y donde se apreciaba como un avión se dirigía derecho a un edificio en el cual había un limpiaventanas trabajando. Todo el mundo saltó indignado. Cómo era posible que un directorcillo tan malo como él hiciera algo como aquello. Cómo podía tocar el mayor dolor de los Estados Unidos alguien impuro como este alemán conocido sólo por su cine mediocre y altamente inútil.
Cuando el trailer pegó en la Internet la cosa no mejoró demasiado. En él se podía ver a Osama Bin Laden disparando un fusil en suelo norteamericano y hablando maravillas del señor Boll. Y luego llegó el momento de colgar en la red la primera escena del film, donde se podían ver a dos tipos pilotando un avión y que tenían claros rasgos étnicos de países conflictivos con la política norteamericana. Cuando vi la escena me reí. No puedo negar que la escena por absurda y mal gusto logra su cometido. Y está claro que es en clave de joda y que no pretende nada más que reírse de todos los implicados en los hechos. Obvio que los parientes de las victimas no lo entienden y no digo que lo hagan, pero para todo el resto, bueno la cosa es clara. Si tienes un sentido del humor negro, es más que probable que una sonrisa te saque.

Como ya dije la cinta llega a los cines el 23 de mayo, el mismo día en que llega Indiana Jones y El Reino de la Calavera de Cristal. Según palabras del alemán “¡En el fin de semana de Indiana Jones, saldremos y destruiremos a Indiana Jones en la Taquilla! ¡Todos sabemos que Harrison Ford es tan viejo como mi abuelo y que le ha llegado su hora, como diría Michael Moore!”.

No espero que Postal sea un gran film. Ni un film para recordar. Ni siquiera un film decente. Quizás ni logre llegar a la categoría de film, pero concedo que hay que tener pelotas bien puestas para salir a la cancha el mismo fin de semana que la película más esperada de los últimos 19 años. Además, hay que tener pelotas para seguir haciendo cintas después de la cantidad de insultos, críticas, menosprecios, burlas, ataques, ofensas, agravios, escarnios, mofas, befas… ¿sigo? O sea, a la mitad de todo hubiera dejado de hacer cine y me hubiera ido a hacer macramé o algo por el estilo.
Está claro que Boll a estas alturas ya hace un cine sólo para provocar y así ganar algo de notoriedad, pero hasta para hacer eso hay que ser valiente.
Eso sería. Ahora a esperar que estrene el film y a ver que diablos pasa con su Postal y está claro que algo de postal tiene este caballero.
Abajo la escena inicial del film, subtitulada.





Ahora Boll Ofrece Combos

28 04 2008

O piñazos, o coscorrones o como quiera que se diga en los países en que se lee CCC. Lo cierto es que así como vamos nuestro espacio da para página personal de Uwe Boll, porque ésta noticia habla de él y de la tremenda invitación que le hizo hace unos días atrás a Michael Bay para que se encontraran sobre un ring en Las Vegas a darse unos rounds.
La “invitación” surge simplemente porque Boll está en desacuerdo con los éxitos de taquilla de Bay (que para que andamos con cosas, son de regulares para malos), y cree que sobre el ring podrían solucionarse.
Y la sazón la puso el propio Michael Bay que respondió a la misiva, dejando en claro eso sí, que no le interesa entrar en el jueguito de este alemán, criticado por muchos por hacer las más malas películas de todos los tiempos, y que se apresta a estrenar Postal el próximo 23 de Mayo.
Lo que no se puede negar es que problemas de publicidad no ha tenido este personaje, lo que hasta cierto punto es consecuencia de una estrategia publicitaria que aunque buscada es muy efectiva.
Así que a juntar plata chicos, que en una de esas hacemos un charter y nos vamos a los Estados Juntos a ver este match literalmente de película.





Buenas Malas Películas

17 11 2007

Es conocido el dicho de que “Es tan malo que es bueno”. Por supuesto que ese dicho se puede aplicar en todo tipo de eventos o personas y por supuesto donde más lo ocupo es en las películas.
Lo raro es que en nuestro país tenemos muchas películas malas, pero quedan sólo en eso.
Malas.
No alcanzan a generar una suerte de personalidad propia para pasar al nivel que viene a continuación y poder decir que son buenas por lo malas. La única que podría llegar a eso podría, y debería incluso, ser “Takilleitor” dirigida por Daniel de la Vega. Es un experimento desastrosamente fallido, pero a la vez sublime en la perfección de lo absurdo, sin sentido, mal gusto, inútil y ridículo. Es una película que vi hace unos 10 años y que nunca he olvidado. Les podría decir de que se trata, pero en verdad ni cuando la vi, ni una década más tarde, me siento capacitado para hacerlo y es que en verdad no entendí un carajo lo que pasaba en la pantalla. Lo mejor de lo peor y sin duda que será recordada por la inventiva pobre y los pocos sesos de su guión y puesta en escena. Una exquisitez de lo cutre, mucho más alentadoramente mala que muchas otras películas coterráneas que caen en la pedantería clásica. Filmes como “Fuga”, “Fragmentos Urbanos”, “”Santa Sangre”, quedan sólo en la superficie de lo malo y no se adentran en las aguas de la estupidez más abyecta para lograr perfección en su territorio y lograr ser una gran buena/mala película y no quedarse en la basura inútil y pomposa que son.
Internacionalmente hay grandes malas películas y ejemplos sobran.
Bubba Ho-tep, dirigida por Don Coscarelli y protagonizada por el Gran Bruce Campbell, cuenta la historia de un anciano Elvis Presley recluido en una casa de reposo que debe luchar contra una antigua momia egipcia que visita cada noche el lugar, para robar el alma de los pobres ancianos que allí viven. Punto no menor es que el mismísimo JFK, interpretado por el actor de color Ossie Davis, lo ayudará en su lucha. Absolutamente una delicia.
Para no dejar de lado a Campbell, él es el protagonista de buenísimas películas malas como la serie “Evil Dead”, dirigidas todas por el ahora importantísimo director Sam Raimi. Con una mano en el corazón, todas estas películas tendrán mucho humor, pero son obras que no resisten análisis alguno, pero no por eso dejo de ser un fanático de esa obra maestra en 3 actos.
Por los setenta se hacían obras imperdibles como “Gone in Sixty Seconds” (no confundir con el vómito de película de Nicolas Cage), dirigida por el doble de riesgo H.B. Halicki y que nos presenta la historia de un ladrón de autos profesional quien, a pedido de un mafioso, debe robar una gran cantidad de vehículos. Al robar el último solicitado, un Ford Mustang del 73, la policía está a la espera y la persecución se desata. Persecución que dura los próximos 40 minutos y que tiene un ritmo vertiginoso. Por esta misma senda se encuentra “Vanishing Point” de Richard C. Sarafian, con guión de Guillermo Cabrera Infante, es la historia de un tal Kowalski, quien debe entregar un auto en San Francisco y que no se detendrá ante nada.
Por supuesto, dentro de esto no pueden quedar fuera las películas del grupo ZAZ, también conocidos como los hermanos Zucker y Jim Abrahams. Si aun no saben de quien hablo, basta decir que son las cabezas detrás de verdaderos “Ben-Hur” del absurdo como “Donde está el Piloto? (Airplane!)”, “Top Secret” o “Naked Gun”, todas desopilantes en su género.
Los ochenta fueron un verdadero hervidero de malas películas, en las cuales muchas buenas malas aparecieron. Recuerdo “The Hitcher” con el señor del cine B malo/malo Rutger Hauer. Esta es la historia de un autostopista que se dedica a matar a todos los que lo llevan. Entretenidísima película que una vez vista se deja a un lado y se sigue con la vida.
El año 84 apareció un film considerado de culto. Protagonizado por extraños seres que si se alimentaban después de cierta hora mutaban y que se reproducían al contacto con el agua, ese año nos asustamos, a la vez que reímos, con “Gremlins” del desaparecido Joe Dante (desaparecido no por muerto, pero hace años que nada pasa con él). Por supuesto debido al éxito de estos seres aparecieron más seres raros y chicos.
El año 86 llegaron a nosotros “Critters” y “Troll”. El 90 surgió “Leprechaun”, protagonizada por una joven Jennifer Aniston, en su época sin amigos.
De más está decir que todos estos filmes eran malos/malos y no le llegaban ni a las rodillas a los fabulosos Gremlins, y por supuesto que estas películas tuvieron horrorosas secuelas. De hecho “Troll 2” está considerada como una de las peores películas jamás hechas. Pueden buscar en IMDB el top de las 100 peores y Troll 2 siempre se encuentra buscando el número 1 de lo más bajo, siempre peleando con obras del nefasto Uwe Boll, de quien hablaré en un fututo cercano.
Es una lástima que no haya visto aun Troll 2. Se preguntarán por qué quiero perder el tiempo en ver algo que sé será horroroso y no podría ser una mejor pregunta. No sé, pero hay algo en esas películas que me gustan.
En el cine no todo debe, ni puede, ser Bergman o Herzog. Sería una lata mayúscula. Hay espacio para cine de entretención y hay espacio para buen cine malo. Ese cine que hace reír muchas veces sin proponérselo, que no pretende ser más de lo que es. Que es ingenuo y con buenas intenciones. Mal actuado, mal escrito, mal dirigido, pero que sabe que está mal escrito, dirigido, actuado, iluminado, etc. y lo acepta, lo hace parte de si llevándolo muy en alto en su camino e importándole una raja lo que dicen y lo que piensen. Es un cine que respeto porque no me quiere engañar, porque está hecho así, sin tapujos ni máscaras. No me quiere vender nada más de lo que está en pantalla. Un cine hecho con las bolas bien puestas, y que es ridículo sabiendo que lo es, a diferencia de esas cosas encubiertas con motes como cine personal (cuando tienen a seres hablando y hablando y hablando de nada que roza algo de carne y hueso), cine maduro (cuando muchos personajes se tratan mal, se engañan entre ellos, se gritan, eyaculan de manera visible y nadie puso un micrófono para entender un 50% de lo que decían) o cine experimental (cuando tienen mala fotografía que roban de otros lados y cuentan historias que nadie entiende haciendo todo a la David Lynch). Todos estos se pueden ir un rato a la mierda.
El buen cine malo se nota y se quiere. Se hace respetar y sobresale del resto.
Claro que el rey del buen cine malo, basura, camp, trash y kitsch es John Waters, pero hablar de él requiere mucho espacio, el cual ya no me queda.
Aquí les dejo un trailer del documental acerca del fenómeno de Troll 2, se llama “Best Worst Movie”. En él se puede ver que nadie pretendió nunca nada más de lo que quedó en pantalla y que una obra así tiene mejor resultado que otras consideradas importantes por sus mismos realizadores (de muy de cerca viene la recomendación) y por más de un crítico descerebrado.